¿Cómo convertir una bicicleta tradicional en eléctrica?

Con los ingeniosos kits de conversión a e-bike, tu bicicleta tradicional puede convertirse fácilmente en una bicicleta asistida de alto rendimiento conectada a tu smartphone.

Por poner un ejemplo del auge de las e-bikes, el mercado español de e-bikes creció un 90% en 2017 y entre un 50 y 20% los años posteriores. En Europa, las e-bikes representan ya el 40% de las ventas totales de bicicletas.

Desde hace más de un año, el número de fabricantes de e-bikes se ha disparado para satisfacer todas y cada una de las demandas de los clientes y proponer un modelo adaptado a todos los gustos y usos posibles, como puedes ver en detalle en iltriciclo.

Incluso los fabricantes tradicionales de scooters, motos o coches (Peugeot, BMW, General Motors o Lamborghini) y los fabricantes de equipamiento, como Michelin, han empezado a proponer sus propios modelos de bicicletas con asistencia eléctrica.

Hoy en día, cualquiera puede comprar una e-bike nueva por un presupuesto que comienza en torno a los 1000 euros. También se puede alquilar una e-bike a través de diversos servicios de uso compartido.

Cómo convertir una bicicleta tradicional en eléctrica

Kits de conversión de e-bikes

¿Es necesario entonces vender tu vieja bicicleta por unos céntimos a través de una subasta en Internet o de un sitio de anuncios clasificados? En absoluto. Es posible convertirla en una auténtica bicicleta eléctrica sin mucho esfuerzo. Esta e-bike recién fabricada podrá alcanzar los 25 km/h incluso con la configuración más básica.

Con estos kits para convertir tu bici o triciclo en eléctrico puedes superar los 80 km/h. Pero antes de encargarlos, es conveniente prestar atención a la legislación y a la cobertura de seguro necesaria para estar preparado en caso de accidente o caída.

La norma general es que para que una bicicleta eléctrica no sea considerada un ciclomotor o una motocicleta, su potencia no debe superar los 250 vatios y la asistencia eléctrica del motor debe cortarse automáticamente a los 25 km/h y activarse sólo cuando se pedalea la bicicleta (estas normas son válidas en la mayor parte de Europa, aunque hay excepciones, como Dinamarca, por ejemplo).

Se tarda cinco minutos en instalar una rueda motorizada

Lo más sencillo para estas transformaciones de e-bike es sustituir una de las ruedas por una nueva, equipada con un motor y una batería. Esta operación puede hacerla cualquiera, ya que no requiere ninguna habilidad especial y sólo lleva unos minutos.

Rueda eléctrica Rool’in

Rool’in es una de las pioneras en este concepto. Desde 2015, esta startup francesa ofrece bicicletas eléctricas. También vende ruedas motorizadas de todos los tamaños que se adaptan a todo tipo de bicicletas. Estas ruedas están hechas para proteger el motor y la batería. Están diseñadas para soportar cargas de hasta 120 kg. La batería suministrada se recarga en 4 horas a través de una toma de corriente estándar y proporciona energía para una autonomía de 50 a 60 km.

La rueda también está conectada para comunicarse vía Bluetooth con un smartphone para hacer un seguimiento de la velocidad y el kilometraje. La rueda también está equipada con un freno de disco. Esta unidad motorizada costaría unos 400 euros para una rueda de 26 pulgadas y 800 euros para una rueda de 28 pulgadas. El neumático se incluye con la rueda.

Rueda eléctrica VeloKit

Igual de sencillo de instalar, pero un poco más elegante, el kit VeloKit se ofrece a unos 900 euros. El VeloKit se compone de una rueda de 5 velocidades (sin neumático), una batería y una bolsa de cuero para guardarla, colgarla en el cuadro y llevársela si es necesario.

Su antigua bicicleta conservará su estilo intemporal y se conectará a un smartphone con Bluetooth para seleccionar el nivel de asistencia entre cinco modos.

Cómo convertir una bicicleta tradicional en eléctrica

Poner un motor donde se encuentran los pedales

Otra solución es instalar un motor directamente en el bloque de pedales de tu bicicleta tradicional. Los kits que incorporan todos los elementos necesarios se venden por Internet a partir de 500 euros para una bicicleta urbana.

Una de las marcas más populares es Bafang, que equipa, entre otras, la bicicleta eléctrica Maserati. Bafang ofrece modelos para bicicletas urbanas, de cross, de montaña o de carreras. Algunos están conectados y son compatibles con smartphones Android o iOS. Muchas tiendas online ofrecen estos kits.

En esta ocasión, el procedimiento de instalación es más técnico. Hay múltiples vídeos en YouTube que muestran el proceso de instalación.

Por último, la batería tiene que encontrar su lugar, bien en el portaequipajes (delantero o trasero) o en el cuadro, o en una funda bajo el asiento. Esta elección depende del uso y de las distancias a recorrer.

Con instalaciones más afinadas, la e-bike convertida será casi tan eficiente como una bicicleta eléctrica nativa. El motor se activa con el pedaleo, se detiene si no se pedalea más y se corta al activar los frenos.

Suelen estar disponibles varios modos de conducción. Entre ellos, un modo peatonal para circular a baja velocidad sin pedalear o para avanzar a toda velocidad sin pedalear, y para variar las marchas en función del camino (ascenso, descenso, rutas llanas).

Conclusión

Las bicicletas eléctricas se encuentran en su punto de auge, aunque no es necesario vender tu bicicleta convencional para sumarte a este nuevo movimiento urbano. Puedes transformar fácilmente tu antigua bici en una e-bike a través de kits de fácil instalación tanto en la rueda trasera como en el sector de los pedales. Adapta tu bici convencional hoy y súmate al auge de los medios de transporte eléctricos de forma simple y económica.