Cómo Realizar una Lluvia de Ideas y un Taller de tus Ideas en los Negocios

El desarrollo de ideas como grupo es uno de los eventos más desafiantes pero gratificantes para cualquier pequeña empresa.

brainstorm

A lo largo del camino de cada pequeña empresa, habrá momentos en los que necesitará reunir a su equipo y desarrollar ideas. Este proceso de intercambio de ideas y trabajo conjunto no es tan fácil como parece. Es demasiado fácil para un taller degenerar en una presentación de una sola persona, o simplemente ser desenfocado e ineficaz.

Entonces, ¿cómo se mantiene el rumbo y se aprovecha al máximo un taller o una lluvia de ideas?

1. Tener un moderador

Los talleres son colaborativos, pero eso no significa que no estén estructurados. Lo más importante que puede hacer para que los talleres estén enfocados es tener un solo moderador para toda la sesión.

¿Qué hace el moderador? El papel más importante del moderador es mantener las cosas enfocadas. Eso significa hacer que el grupo se tambalee cuando se desvía por la tangente, como lo harán todos los grupos de vez en cuando. Muy a menudo, el moderador también será responsable de asegurarse de que el entorno sea el adecuado para el taller, proporcionando muchos materiales. Lo más importante es que deben ser una persona «sociable», alguien bueno en brindar orientación sin ser autoritario.

2. Sepa lo que pretende obtener de la reunión.

Parte del papel del moderador es mantener el rumbo, pero ¿hacia qué? Tenga siempre una idea clara del objetivo del taller, lo que pretende obtener de él. Sin embargo, asegúrese de que el objetivo de la reunión sea alcanzable en el tiempo disponible. ¡No espere desarrollar un plan de negocios completo y listo para lanzar en una hora!

3. Evite que las computadoras usen papel

Las computadoras son herramientas brillantes, pero a menudo son terribles para la lluvia de ideas. ¿Por qué? Porque te animan a borrar y editar en lo que estás trabajando. Para una lluvia de ideas, el papel es la mejor herramienta para el trabajo: blocs de notas, notas adhesivas o espacio en la pizarra. Si parte de la lluvia de ideas requiere trabajar en una computadora, asegúrese de que esté impresa y colocada en una pizarra en lugar de estar al acecho en un archivo. El aspecto físico del papel marca una gran diferencia en la generación de ideas.

4. Ninguna idea es mala (al menos al principio)

Es un poco cliché, pero es cierto: en una lluvia de ideas, ninguna idea es una mala idea al menos al principio. Recuerde que el objetivo de una lluvia de ideas es generar ideas y luego desarrollarlas, pero si se pregunta si una idea es buena o mala inmediatamente después de escribirla, se quedará atascado criticando esa idea, en lugar de generar más.

¿Pero seguro que tienes que sopesar las ideas en algún momento? Por supuesto, pero a menudo encontrará que una idea mediocre o imposible genera otras ideas mejores a medida que avanza. Si se detiene y evalúa cada idea a medida que se piensa, ese proceso de «chispa» no sucederá.

5. Empiece en general, pero profundice

Sin embargo, una vez que tenga un buen conjunto de ideas amplias con las que trabajar, es hora de profundizar en ellas y desarrollarlas más. Aquí es donde un gran moderador resulta útil, porque saber el momento adecuado para comenzar a trabajar en sus ideas requiere buenas habilidades de «gente». Necesita saber cuándo el pozo de ideas está empezando a agotarse, pero también mantener el cronometraje en el buen camino incluso cuando las cosas todavía están «chispeando». Ahora es el momento de empezar a deshacerse de las ideas que no tendrán éxito, pero tenga cuidado de no sucumbir al «pensamiento grupal» y descartar inmediatamente lo que podrían ser conceptos geniales. En cambio, evalúe cada idea en función de sus méritos y desarrolle más, haciendo muchas más preguntas para convertirla en algo más sólido.

Imagen de Kevin Dooley, utilizada bajo licencia creative commons.

Categorías Negocios

Deja un comentario